OFERTAS

Imagen 000010

Las Palabras Sencillas Funcionan Mejor

Por Bill Lampton, Ph.D.

Las palabras complejas pertenecen al diccionario, y a ningún otro lugar.

Hace algunos días, estaba caminando cerca de un complejo de oficinas y observe este aviso sobre el césped:

Superficie Vegetal Experimental
Por favor evite el tráfico peatonal en la superficie vegetal.

Honestamente, eso era lo que decía el aviso.

Mi reacción inmediata: NO PISE EL PRADO ha funcionado muy bien para decir el mismo mensaje, durante muchos años.

¿Por qué decir más que eso?

El novelista de bestsellers James Michener utilizaba un lenguaje básico.

En su maravilloso libro acerca de su vida y acerca de su carrera como escritor — The World Is My Home (El Mundo Es Mi Hogar) – el hizo una recomendación que se resumía en dos palabras: escriba sencillo.

El explicaba: Traté de seguir el patrón de Ernest Hemingway, quien logró un estilo impactante utilizando palabras cortas y familiares.

Siendo un gran estudioso a lo largo de su vida, Michener adquirió un amplio vocabulario – pero nunca sentí el deseo de mostrarlo, anotaba él.

El continuó: la buena escritura… consiste en tratar de utilizar palabras de uso común para lograr resultados extraordinarios.

Acerca de este punto, Michener habla acerca de Somerset Maugham, un respetado novelista cuya carrera terminó cuando comenzaba la de Michener. Maugham dijo que él comenzó un cuaderno cuando decidió convertirse en escritor.

El escribía una pequeña nota acerca de las palabras que le sonaban agradables — palabras grandes e impresionantes.

Años atrás, él revisó esa lista y se dio cuenta que él nunca utilizó ni siquiera una palabra de dicha colección.

Citando a Michener nuevamente: Ningún escritor tiene porque usar todas las palabras que él conoce.

James J. Kilpatrick, un columnista sindicado y respetado instructor de escritura concuerda con Michener.

El pregunta: ¿Cuál es el principio fundamental de la escritura?

Su respuesta: Entregar un mensaje. Kilpatrick agrega que el arte del escritor yace en colocar las palabras correctas juntas de una forma artística. Con artístico, el quiere decir sin exhibicionismo.

Para asegurar la simplicidad, escriba su primer borrador de:

– un memorando
– una carta
– un artículos
– una descripción de un cargo
– una evaluación de desempeño
– una hoja con instrucciones
– un reporte anual

o de cualquier otra cosa.

Luego invierta tiempo revisando y editando lo que usted escribió.

Marque las palabras y frases pretenciosas.

Busque aquellas palabras comunes preferidas por la gente.

Casi siempre, están disponibles.

Ejemplo:

  • En vez de escribir fortuito, escriba casualmente
  • En vez de prevaricato, escriba mentira
  • En vez de óptimo, escriba ideal
  • En vez de factible, escriba posible
  • En vez de altercado, escriba discusión
  • En vez de suplentes, escriba reemplazos

Sus siguientes pasos:

Cuando otros escritores utilicen palabras que le confundan o le irriten, escriba una pequeña nota acerca de estas palabras.

Asegúrese que usted no las utilizará a nivel oral o escrito.

Cuando sea absolutamente necesario incluir palabras y frases de su jerga profesional, acompáñelas con definiciones breves.

Recuerde: Las palabras simples funcionan mejor, como, por ejemplo:

NO PISE EL PRADO

Este artículo ha sido publicado con autorización expresa del autor. Crédito de las imágenes: Dr. Bill Lampton, Ph.D. – Championship Communication.

error: ¡Este contenido está protegido!